H. Hernan Moraldo - personal archive
home about faq contact website

Semántica del por qué (parte I)

Dated: miércoles, julio 13, 2005

(From H. Hernán Moraldo's personal blog)

Un nombre más cool para este post podría haber sido: "el por qué de los por qué". Pero no estoy vendiendo nada acá, así que me permito poner títulos un poco más antipáticos.

Dividí este tema en dos o tres partes porque es un poco complejo y no quisiera hacerlo pesado. En esta primer parte voy a hacer una pequeña introducción a la idea.

Introducción a la semántica del por qué

En uno de los posts anteriores de este blog me detenía a pensar en lo que implicaría tener una definición o modelo de los juegos que incluya entre ellos al mundo, a nuestro mundo. Las consecuencias que marqué en ese post no fueron especialmente útiles, sino en todo caso meras curiosidades divertidas que surgen del concepto en cuestión.

Pero creo que ahí no se termina la historia, sino que hay más, que podemos encontrar nuevas conclusiones, y más interesantes, que salen desde la misma idea original. Porque un modelo de los juegos que incluye a nuestro mundo, es finalmente ni más ni menos que un modelo de los mundos, que incluye a los juegos. Es decir que es en definitiva una herramienta que nos permite conocer mejor a nuestro mundo, a partir de nuestro conocimiento sobre los juegos.

En el siguiente post intentaré responder la siguiente pregunta: "¿qué significa por qué?", o también: "¿cuál es la semántica de por qué?". Es una pregunta que muchas veces me he preguntado, y que nunca pude responder hasta que usé este modelo de los juegos para hacer una interpretación de su posible respuesta.

No se preocupen, en los próximos posts, no sólo buscaré una respuesta a la pregunta, sino que también (espero) lograré que se entienda bien cuál es la pregunta, y por qué es que esa pregunta es importante. Hasta entonces sólo tendrán que esperar para ver florecer el delirio.

Las reglas

Para responder la pregunta en los próximos posts, primero voy a necesitar dar un poco más de detalles sobre mi modelo de los juegos. Aunque todo lo que digo acá tiene una interpretación matemática (no muy compleja, pero sumamente precisa), voy a tratar de no entrar en detalles de ese tipo, sino que voy a mantener la explicación en un lenguaje lo más claro y natural posible, para todos mis posibles lectores.

En uno de los anteriores posts, presentaba una posible definición diciendo:

"Supongamos por ejemplo que consideramos que un juego es un sistema sobre el cual se puede interactuar de alguna manera. Podemos agregar a esta definición, la obligación de un juego de terminar en algún momento, y asociar a cada sesión de juego un indicador de puntaje."

Esa definición no va a bastar, sino que vamos a necesitar algo un poco más preciso. Para eso creamos la noción de Juegos Teóricos, y suponemos que a cada Juego Físico, le corresponde un Juego Teórico que lo describe. De la misma manera que a cada colección de elefantes, le corresponde un número abstracto que describe su cantidad (a tres elefantes, por ejemplo, se les puede asociar el objeto matemático Número Tres).

Hay varias formas de llegar al modelo que voy a tratar de describir, pero ésta creo que es la más breve (aunque un poco brusca): un juego teórico (y determinista) es un árbol finito, en el que cada uno de sus nodos representa un posible estado del universo del juego, y cada arista (línea que conecta dos nodos) representa una posible forma de interacción. En este árbol, además, cada nodo que no tiene hijos tiene asociado un valor numérico (el puntaje).

A partir de esa primer definición de juego teórico (que voy a mejorar, ilustrar y dar en mayor detalle en el próximo post), intentaré encontrar respuesta a la extraña pregunta que es el planteo de este primer post. Veremos al llegar hasta el final, si es que valió la pena o no preguntarnos por el por qué de los por qué (ejem... perdón, pero no pude resistirme).



In categories: All Articles Spanish GameStudies Mathematics Philosophy BlogPosts 2005




Copyright 2000-2008 by Horacio Hernán Moraldo
All rights reserved