H. Hernan Moraldo - personal archive
home about faq contact website

Juzgando cajas negras

Dated: lunes, julio 18, 2005

(From H. Hernán Moraldo's personal blog)

No quiero hacer un blog encorsetado, que suene todo profesional o importante, sino que dejo esas cosas para el sitio comercial y trato de volcar aquí todo mi delirio; éste es (ahora lo descubro) principalmente un blog de ideas, donde trato de volcar las ideas que voy teniendo para no olvidarlas, y en base a ellas, ir teniendo ideas mejores y más elaboradas. Este blog no tiene que ver necesariamente con juegos, pero como ése es mi trabajo (y muchas veces mi mundo), tiene sentido que haga mención de los mismos en repetidas ocasiones.

Partiendo de la idea de blog-no-encorsetado, empiezo este post contando que las ideas que aquí cuento vienen de hace mucho, pero volvieron a mi memoria ayer, después de una reunión familiar que cerramos con una violenta competencia de Quake 2 (viejito, pero qué buen juego!) entre cuatro Moraldos, y luego con una conversación sobre cuestiones amorosas y errores, sobre lo que debería y podría haber sido, sobre lo que alguna vez fue, y así sucesivamente.

Alguien comentó que no hay que lamentarse mucho por los errores anteriores, porque cada uno hace lo mejor que puede de acuerdo a lo que sabe hacer en cada momento, y eso me recordó todo lo que sigue.

La base de la idea es que abstraemos las personas hasta llegar al punto de poder pensarlas nada más que como un cuerpo, más una mente que lo conduce. Entonces tomamos la mente, y la interpretamos como un objeto que sabe responder a los estímulos de cada situación con un cambio de su propio estado, y el inicio de una nueva serie de acciones.

Las cabezas de las personas nos quedan abstraídas, de esta manera, al punto de no ser más que cajas negras preparadas para conducir el vehículo.

Hasta aquí todo bien, ahora el ejercicio interesante consiste en pensar en cómo hacemos para juzgar las vidas de las cajas negras. Éste es un problema interesante para teólogos y legisladores por igual, así que supongo que vale la pena mencionarlo aquí.

La forma clásica de atender a este problema, la que se usa según entiendo en las leyes y religiones actuales, es la siguiente: se juzga a la caja negra en base a lo que ha hecho hasta el día de hoy. Si la caja negra ordenó alguna vez al cuerpo matar a otra persona, o robar, o ir a exagerada velocidad en un vehículo, merecerá una pena correspondiente en lo sucesivo. El propósito de esa pena parece ser doble (al menos en lo legislativo): reprimir la repetición de esa conducta en el futuro, y reprimir la misma en las demás cajas negras también, por vía del ejemplo.

Creo que ésta es una forma primitiva de juzgar a una caja negra, sobre todo si existe una forma de interpretar la condición actual de la misma. Mucho más correcto parece ser juzgar a una caja por lo que es, que por lo que ha sido.

De una persona que ha vivido n instantes en su vida (en una forma de tiempo no continua, como de todas maneras parece ser), podemos pensar que ha sido no una, sino n cajas negras en su vida. De alguien que ha cometido un crimen podemos pensar que alguna vez fue una caja negra de intenciones malignas que, en correspondencia con situaciones cotidianas, habría respondido con muerte y destrucción. Pero antes fue una caja negra más inofensiva, y quizás luego haya sido una caja negra buena y curada de su homicida demencia. De una misma persona, hubiéramos dado diferentes juicios en diferentes momentos de su vida, atendiendo solamente a la salud legal de la caja en cada momento dado.

Esto plantea un problema tecnológico, moral, social y teológico. Si pudiéramos evaluar de esta manera las cajas negras, seguramente deberíamos cambiar las leyes para adecuarlas a esta nueva forma de juicio (ésa es una cuestión moral y tecnológica), por otra parte, el no castigar actos del pasado seguramente conduciría a múltiples problemas sociales.

En último lugar, se nos plantea un problema teológico que es el siguiente: en cada religión podemos preguntar, si el Dios que nos juzga utiliza este último método, o el antiguo, o si es que decide en base a cosas como un promedio de la bondad de la caja negra de una persona durante su vida completa. O si es que le alcanza (como a veces también se supone), con evaluar sólo la última caja negra, y evaluar en ella si la persona es buena o no, omitiendo considerar todos los crímenes que instancias anteriores de esa misma caja negra hayan hecho en el pasado.

(Cuando en Egosurfing e Interacción decía que "Supongo que la frase dejó de ser mía hace tiempo: ahora pertenece a otro personaje de épocas pasadas, de idéntico nombre pero diferentes ideas", me estaba refiriendo, en cierta medida, a estos mismos conceptos)



In categories: All Spanish CrazyStuff Philosophy BlogPosts 2005




Copyright 2000-2008 by Horacio Hernán Moraldo
All rights reserved