H. Hernan Moraldo - personal archive
home about faq contact website

Focos de vida en la oscuridad

Dated: martes, octubre 11, 2005

(From H. Hernán Moraldo's personal blog)

Tengo en la cabeza la imagen de Sábato, de la Tierra como una piedra enorme dando vueltas inútiles y repetidas en el espacio, una bala de cañón cargada de seres despreciables, que crean sociedades igualmente aborrecibles y carentes de sentido.

Pero ahora veo que en esa tierra de desesperanza y dolor, a veces brilla con intensidad lo más puro y hermoso de la humanidad, lo que justifica la vida a pesar de todo lo demás.

Así como el cosmos es una explosión de vacío en la que cada muchos años luz se encuentra la belleza y calidez de un sol radiante de energía, así en nuestras vidas a veces rompen la rutina y el horror nuestras estrellas personales, los focos de luz que dan a todo lo demás una nueva perspectiva, un nuevo orden de luces y sombras para el mundo, nuestras vidas, y las personas y hechos que nos rodean.

Supongo que a todos nos toca al final, en algún momento, un 10 de octubre cargado de esperanza y amor, un golpe de suerte imposible que sacude la tierra y resquebraja nuestra estructura, sacude sus columnas, destruye nuestras vidas y, finalmente, nos transforma en algo aún más hermoso y potente de lo que jamás hemos sido antes.

Faltaba una sola cosa para completar la transformación del Fénix, aunque sólo ahora sé qué era, y cuál era su nombre. Gracias Lucila por aparecer, iluminar y transformar mi mundo. Va a pasar mucha agua bajo el puente, y van a pasar años y vamos a crecer, y luego a envejecer, y va a cambiar el mundo una, dos, tres y más veces, y aún el cambio no va a poder adulterar el recuerdo de un mundo perfecto, y de un relámpago de esperanza iluminando en el cielo lo bizarro, lo humano, y lo inexplicable de una plaza anónima.



Interesting feedback:



Lucila said:

Gracias Hernán por ser el Fénix que alimentó mi fuego, por hacer de un mundo bizarro y ajeno algo un poco más propio y cercano.
Supongo que, como decís vos, pasará el agua bajo el puente, pero el árbol siempre va a ser real, aunque sea nomás para nosotros dos.
Y creo que a partir de ahora, ya no me van a importar los millones de seres despreciables, porque ahora la gigantezca bola de cañón acaba de convertirse en un pequeño mundo... uno chiquito, que vive en la pupila de tu ojo, en la palma de tu mano, en mi corazón que late si alguien dice "Hernán".
Te quiero, más allá de toda explicación racional y científica, te quiero!!!



In categories: All Spanish Personal Philosophy BlogPosts 2005




Copyright 2000-2008 by Horacio Hernán Moraldo
All rights reserved